domingo, 22 de noviembre de 2015

Me habitas...

Me habitas
En la evocación más profunda

Tanto así
Que te llevo conmigo vida tras vida

A veces cerca, otras no tanto
Pero solo basta que el mundo gire y regresas a mi

Me habitas
Como la melodía desencadenada e imparable

Habitas mi silencio
Mis sueños, mis segundos

Me habitas
Te habito y no existe el tiempo fatigado

Me habitas
Como el agua a su cuenca

Vives tan dentro
Que siempre me sientes y te siento

Tan así
Tan aquí

Más profundo que una huella
Trasciendes

Me habitas
Sin temor, sin vacilar

Me habitas
Sabiendo que no me perderás

Tan así
Tan aquí…

Tan mío
Tan tuya

Sempiterno…