lunes, 29 de septiembre de 2008

Carta a mi querido tio Juan el dia de su partida

Mi querido Juan:
Dios te ha elegido entre tantos para que estés a su lado, aun resuena en nosotros tu triste agonía, y mas aun el dolor de tu partida.
Querido Juanca, querido gordo, querido negro, querido tío, querido cumpa, así te llamábamos los que te queríamos con el alma, los que lamentamos tu ida, los que anhelamos tu eterno descanso.
Recordarte es signo de alegría no puede ser de otra manera, si eras un cascabel andando por la vida.
Siempre estarás en el mejor lugar de nuestros corazones, por tu don de gente, por tu simpleza, por ese corazón noble lleno de bondad.
Recordaremos tu presencia cada momento con alegría, te lo prometemos.
Perdónanos si se nos escapa alguna lagrima, somos humanos, débiles y no es tan fácil acostumbrarse a tu ausencia.
Oramos para que tengas el mejor lugar en el cielo, para que desde allí nos mires con tu mejor sonrisa.
Querido Yaro alguien una vez me contó que en la vida uno elige ser estrella o cometa, es decir elige brillar y permanecer o elige pasar fugaz por la vida de todos, querido Negro quédate tranquilo vos te quedastes prendido a cada una de nuetras vidas.
Nos queda el ejemplo de fuerza de voluntad, admirable, tus ganas de vivir, fuerza para no rendirte ante el primer golpe, y luchar ante quizás el ultimo suspiro.
Negro querido sabemos que la peleastes y nosotros con vos.
Te llevastes contigo un sin fin de amor, no te dejamos dudas de que estábamos codo a codo.
No te decimos Adiós, te decimos hasta luego, nos veremos Dios sabe cuando, sabiendo que vos estas entre los buenos.

Con todo mi amor para alguien a quien ame como a un padre


Silvina (autora)