jueves, 3 de marzo de 2011

Un segundo... tiempo...Sentir... pensamiento

Aprendiendo a ser, descubrir el querer
Los miedos que de niña asaltaban a mi ser
Las preguntas sin respuestas
Las criticas complejas
Nadar en un mar de sentimientos, todas las cosas que he soñado, algunas se han disuelto como castillo de arena.
El temor primero de cruzar una avenida, lo inexplicable de que un pájaro cruce caminando alguna callecita, porque desaparecen las mariposas hoy día, en donde se esconden las luciérnagas en las ciudades perdidas.
Crecer irremediablemente
Resignarse a las perdidas de almas que ahora levitan
Hacer de cuenta que estas aquí, hacer de cuenta que soy feliz, mientras tantas cosas por dentro me marchitan.
La gente que por maldad hiere sin piedad ¿a que brazos corro buscando el refugio? Ya no soy una niña que puede correr hacia su madre, recuerdo cuando perdía el miedo tan solo entre sus brazos…
El primer beso que con tanto sigilo he dado…
La primera decepción
Las primeras lágrimas que me han arrancado
Haber amado, sentir el sabor amargo de la decepción entre mis manos
Fiar, transitar, seguirlo intentado
Las letras invaden, el poema no creado, las rimas perdidas… el silencio… yo aquí aprendiendo a ser… observo… me callo ¿Qué será la vida? ¿Una fabula perfecta para muchos, o un cuento mal contado?
¿Con que ojos miras la vida?
Aprendices somos que malgastamos el tiempo juzgando…
¿Conoces la piedad? ¿La benevolencia? ¿Porque será que a veces usamos al otro como felpudo para sacudir nuestro barro?
No me olvido lo importante es crecer a veces feliz, otras veces caminar por situaciones dolientes…
Comienzo por mi… lo intento
¿Tú quieres? ¿Puedes comenzar por ti mismo? Que difícil mantener el eje…

3 comentarios:

jorge dijo...

Me alegra estar aquí, Alumine. Tu reflexión me invita a observar el escenario planteado. Cuanto más revelador se muestra la percepción de mi mismo más sobresaltado descubro la corta distancia entre dos puntos que distingo en la flexible línea del tiempo. Allí, arrojando guijarros al agua, viéndoles deslizarse y resurgir para respirar un par de ocasiones antes de hundirse para siempre al hacer contacto con el presente despabilado.
Mi vida se ha llenado de experiencia, pero, mis recuerdos se han dilatado igual o más como el metal expuesto a la potencia solar lo hace. Y así, innumerables veces, el débil esbozo se ha enseñoreado con la sonrisa que jamás presencié.
Da un paso más, escucho cada amanecer, y tal cual obedezco porque así soy feliz, avanzo, pero no a tientas; la expansión de mi sueño terrenal no me conducirá al caos, por lo contrario, al dichoso conocimiento del más grande secreto que es mi existencia.
Un Beso…

Adolfo Payés dijo...

Lo grato del día es visitar tu espacio... leerte y salir del blog con el gesto en el alma de haber leído tu prosa que se pliegan en los labios.....
Bellas las fotos-..

Un abrazo
Saludos fraternos..

Feliz fin de semana..

Cin dijo...

Que lindo es leer esto, en tiempos donde uno trata de entender la raíz de tantas cosas ya tapadas, donde uno trata de de vivir bien los años que vendrán, sin tanta maldad alrededor
Gracias por invitarme a leerte es un placer inmenso

CinWololo