lunes, 27 de octubre de 2008

EL AMOR DE UN GENERAL


El general la quería amar
Ella silenciosamente enamorada
El la deseaba
En ella su cuerpo accedía pero su mente impedía
El la miraba al pasar
Ella bajaba su mirada escapándole al deseo
A el su presencia lo hacia temblar
A ella sonrojar
El temía por su edad
Ella no lo dejaba de soñar
El general la quería amar
Hacerla suya una y mil veces sin cesar
A ella su cuerpo pedía a gritos que el la amara de verdad
A el lo coartaba su realidad
A ella no le importaba todo eso en verdad
Solo se respira deseo
Cuando ambos se cruzan en un zaguán
El enamorado de su cabellera larga y sus ojos miel
Ella de su porte de general
Cuando rozan sus manos se sienten sus transpirar
El sudor del deseo
No se puede evitar
El la quería amar hacerla suya en verdad
Ella abrazaba su almohada soñando con su general
Nunca se supo si se amaron finalmente en realidad
Si los deseos contenidos culminaron en aquel zaguán
O les pudo el pudor de lo que podían pensar los demás…

1 comentario:

Lya dijo...

Facinante... ¿Será que amamos a quien de verdad deseamos o a veces tememos reconocer que aquella persona que nos interesa no es bien vista por los otros?
¿Cuándo de verdad nos despojamos de todos esos prejuicios y nos decidimos a hacer lo que nuestro corazón manda?
¡Ya que más da! A fin de cuentas, mi general es sólo mío... de nadie más... ¡Qué me importa lo que digan los otros!