domingo, 28 de septiembre de 2008

Una poesia con profundo misterio

Desde lo profundo


No me buscaste, ni te busque pero aquí estamos.
Solo tú y yo sabemos de lo que hablamos.
No te busque, ni me buscaste, solo en medio del tumulto nos encontramos.
No fue mirarnos, ni escucharnos lo que nos unió.
Solo tú y yo sabemos de lo que hablamos.
No nos buscamos, pero algo hizo que nos cruzáramos.
Entonces desde ese instante en que comencé a sentir que eras especial, ya nada fue lo mismo.
No me buscaste, ni te busque pero aquí estamos.
Envueltos en un mundo mágico sentimos la unión aun sin tocarnos.
Nadie más que tú y yo sabemos de lo que hablamos.
No necesite de caricias y besos para sentirme tuya.
No necesite que me dieras tu corazón para sentir que eras mió.
No me buscaste, ni te busque.
Solo tú y yo sabemos de lo que hablamos.
Cuando estas conmigo siento que te conozco como a nadie en mi vida.
Me gusta presentirte.
Me gusta llamarte con el corazón y que acudas sin mas.
Magia, encanto, misterio.
Esencias que afloran no se como definirte.
No te busque ni me buscaste.
Solo nos encontramos.
Desde lo más profundo de mí ser solo se que, solo tú y yo sabemos de lo que hablamos.

Silvina (autora)

1 comentario:

Lya dijo...

Hay algo que nos envuelve con esas personas. Silvi, sos testigo, y te lo he dicho ya, que en el momento que uno menos espera aparecen esos seres únicas, esos con los que sólo yo sé de qué estoy hablando.
Gracias... solo por ser Silvi